Como beber el Agua de Mar | Hipertonica e Isotónica

Es evidente que cuando hablamos de agua de mar, no hablamos de agua potable, porque su salinidad cuadruplica la nuestra. Eso la convierte en incompatible con nuestro medio interno. Pero es incompatible sólo en términos absolutos; sólo si pretendemos beberla como bebemos el agua dulce.

Es Paradigmática la capacidad que tiene el agua de mar de matar a los náufragos cuando beben guiados por la desesperación, y su capacidad de salvarlos si beben de muy poco en muy poco, para no darle lugar a la sal de actuar como deshidratador.

Tabla de Contenido

Sabiendo por tanto que en el agua de mar están presentes todos los elementos de la tabla periódica y que por ende nos ofrece todos los recambios que necesitan la célula y sus comensales (la flora), los tejidos y los órganos para reponer componentes desgastados y reparar las averías del sistema; sabiendo esto, parece lo más obvio que busquemos la manera de adecuar la enorme potencia salina del agua de mar a nuestra resistencia y a nuestras necesidades.

agua de mar hipertonica e isotónica

La mayoría conocemos el agua de mar por el revolcón de una ola y el consiguiente trago. No es la experiencia más atrayente: el recuerdo que deja, es amargo. Por eso, a la hora de apuntarnos al agua de mar, hemos de proceder con cautela: no sólo para no dañar el organismo, sino también para no matar las ganas antes de empezar.

La primera medida preventiva, es comprobar si somos intolerantes al agua de mar. Ocurre, igual que con los antibióticos, que a algunos les sienta mal. Por consiguiente, siempre habrá que empezar muy despacio: p. ej. con un poquito (la expresión mínima del vaso).

El agua puede ser hipertónica (tal como viene del mar) o isotónica (tres partes de agua dulce más una de agua de mar). Si al cabo de 15 o 20 minutos ve que le ha sentado bien, repita la experiencia una o varias veces. Si se siente bien, significa que se puede llevar de maravilla con el agua de mar y que le puede sacar mucho partido.

La segunda medida tiene que ver con el efecto laxante del agua de mar. Bebida en cantidad, produce diarrea. ¿Y qué es cantidad? Depende de cada organismo. Hay quien puede beberse de golpe un vaso regular de agua de mar sin que le origine una diarrea, y quien le reaccionan las tripas con sólo un poquito.  En cualquier caso, como esta diarrea es depurativa, cada uno ha de saber si le conviene provocarla o no.

La tercera medida, sobre todo para el principiante, es procurar no aborrecer el agua de mar antes de haberse habituado a ella. El remedio es añadirle limón, que neutraliza la salinidad, o mezclarla con infusiones o zumos en proporción inferior al 50%. Cada uno ha de encontrar su medida. Hay que añadir a esto la conveniencia de utilizar el agua de mar en la cocina como sustituto de la sal.

Como recoger el Agua de Mar

Puesto que la propia naturaleza del agua de mar, tan rabiosamente incompatible con los microorganismos causantes de nuestras enfermedades, nos da amplia confianza respecto a la ausencia de éstos, les doy algunas orientaciones para conseguirla:

1. Si tiene opción, elija mar abierto y costa rocosa. El agua está más limpia.

2. Los únicos lugares con cierta probabilidad de suciedad y contaminación, son las zonas de vertidos y desagües de cualquier género. No es fácil dar con ellas, pero hay que estar atento para evitarlas.

3. Fíese de las banderas y de los análisis expuestos en la playa. Al menos en esto, no estamos en manos de locos.

4. Si el mar no está movido de manera que revuelva el fondo, y si la vista y el olfato le dicen que el agua está buena, cójala con confianza.

5. Para ello, entre en el mar con el recipiente tapado hasta que el agua le llegue por lo menos a los hombros. Colóquelo entre las rodillas, sumergido por tanto a más de medio metro de profundidad, destápelo y cuando se haya llenado vuelva a taparlo. Al no ser el agua ni de la superficie ni del fondo, tiene
la garantía de que ha cogido la mejor que tenía a mano.

6. Si la guarda a temperatura ambiente sin exponerla al sol o a luz intensa, le durará una eternidad. Aunque si la ha cogido para beberla o para cocinar, ¿Qué hace ahí guardada?

Agua de Mar Hipertonica

El agua que obtenemos nosotros en el mar, es agua hipertónica, es decir con toda su salinidad. Partiendo de la base de que el agua ideal ha de tener nuestro “tono” salino, llamamos “iso-tónica” a aquella cuyo “tono” de salinidad es igual (“iso”) que el nuestro: la de 9 gramos de sal completa por litro.

Y por lo mismo llamamos “hiper-tónica” a la que tiene un nivel o “tono” de salinidad superior al nuestro. Sin pararnos en más escalas, damos ese nombre al agua de mar, porque su salinidad es el cuádruplo de la nuestra: 9×4=36 gramos de sal completa por litro.

Queda el término de “hipo-tónica”, que sería aquella cuya salinidad está por debajo de la nuestra; pero estamos ya en el reino de las aguas dulces, por lo que no tiene interés para los que nos interesamos por el agua de mar. Por eso preferimos hablar de agua dulce que de agua hipotónica.

Este término tendrá interés el día en que empiecen a salir al mercado aguas minerales enriquecidas con agua de mar por debajo de los 9 gramos por litro. En ese caso tendrá todo el sentido hablar de aguas hipotónicas, es decir de un nivel de salinidad obtenido por adición de agua de mar, pero por debajo de nuestra salinidad orgánica.

Agua de Mar Isotónica

La publicidad nos ha hecho conocer las bebidas isotónicas, destinadas especialmente a la recuperación de los deportistas tras un gran esfuerzo.

La base del invento es sencilla: cuando ha habido un importante desgaste por el esfuerzo físico, no basta beber agua para recuperar la que ha perdido el cuerpo con el sudor. En efecto, siendo éste salado, es evidente que con él se pierden además sales.

Ésa es la evidencia al alcance de cualquiera. La lógica elemental nos dice por tanto, que para recuperar lo perdido en el esfuerzo, además de agua hemos de ingerir sales, y en la misma proporción perdida, es decir bebiendo agua que tenga la misma salinidad que el sudor: nuestra salinidad orgánica, agua isotónica por tanto.

Las bebidas isotónicas se preparan de diversos modos, añadiéndoles además de las sales perdidas, otros elementos como azúcar, vitaminas, etc. Son bebidas para recuperarse de la deshidratación por sudor. Pero hemos de combatir también la deshidratación por diarrea.

Obsérvese que el principio que actúa en el agua isotónica es el mismo que el del agua hipertónica: la capacidad que tienen las sales de atraer y retener agua. Un proceso de hidratación. Pero si la sal es excesiva, al atraer más agua de la que tiene disponible, la extrae de otras áreas del organismo, deshidratándolas.

Entradas Relacionadas

basuras en el mar

Contaminación del agua de Mar

Autodepuración del Agua de Mar Polución del Agua de Mar Se entiende por «contaminación» –  polución. Toda la Basura orgánica que el hombre tira al

agua de mar y salud

Fluidos Corporales

Fluidos Corporales | Agua de Mar en la Salud Los Fluidos corporales son fundamentales en la salud y en la vida de los seres vivos,